dimarts, 31 de gener de 2012

No a les retallades. Per una escola pública de qualitat!

BENIMARFULL


PLANES


L'ALQUERIA D'ASNAR

Expressió corporal

diumenge, 22 de gener de 2012

ÉXITO ROTUNDO DE LA MANIFESTACIÓN POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Más de 120.000, personas de todos los puntos de la Comunidad Valenciana han paralizado este sábado el tráfico en Valencia y Alicante y han colapsado los trenes de cercanías para protestar por los impagos en educación y el tijeretazo del Consell, que recorta el salario de los 55.000 docentes de la red educativa pública y de 140.000 funcionarios de la Generalitat.



dijous, 19 de gener de 2012

21-G MANIFESTACIÓ PER L'ESCOLA PÚBLICA

diumenge, 15 de gener de 2012

Soy funcionario, ¿Y QUÉ?

Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y con un par de concejales se forraba , cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado.

Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre… es de los funcionarios. Los alcaldes, presidentes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsable de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros sí. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Si. Siendo así que ellos? No. Por tanto, nosotros? Si.

La culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a toca teja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga joder, que suerte, funcionario.

La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura! ...y han encontrado una cabeza de turco y ha desplegado una cortina de humo...y ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables son... tachan...los funcionarios.
Soy funcionario. Y además bastante recalcitrante: tengo cinco títulos distintos. Ganados compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

Aprobé frente a tribunales formados por ceñudos señores a los que no conocía de nada. En buena lid: sin concejal proclive, pariente político, mano protectora ni favor de amigo. Después de muchas noches de desvelos, angustias y desvaríos y con la sola e inestimable compañía de mis santos cojones. Como tantos y tantos compañeros anónimos repartidos por toda España a los que ahora algunos mendaces quieren convertir, por arte de birli-birloque, en culpables de la crisis.

Amigos funcionarios, estamos rodeados de gente muy tonta a la que se le engaña muy fácilmente y muy hija de puta (si yo estoy mal que todo se vaya a la mierda y todos estén mal, en lugar de reclamar soluciones para estar bien, reclamar un trabajo, reclamar un sueldo y condiciones dignas de empleo, no que va, reclama que su vecino que todavía sobrevive se le quite el sueldo, el trabajo y lo que haga falta, claro que sí)

PD. Si alguien, en cualquier contexto, os reprocha -como es frecuente- vuestra condición de funcionario os propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: váyase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.

dimecres, 11 de gener de 2012

Recortes en educación por José Mota.

El Manobol, por Jorge M. Gallart Pardo

ANTECEDENTES.

El Manobol es un juego deportivo o deporte que solo conocemos en un territorio muy pequeño: el Colegio Público “Blasco Ibáñez” de Beniparrell, población localizada entre los municipios de Silla y Albal, situados al sur de la ciudad de Valencia.

Este juego fue creado por el maestro de EF del colegio a partir de una idea que le venía rondando la cabeza desde hacía algún tiempo. Estamos hablando de los años noventa.

Los deportes clásicos (Fútbol, Baloncesto, Voleibol, Balonmano, etc) que suelen conocer nuestros alumnos más o menos bien, incluso los más pequeños, no son muchas veces buenos recursos para un maestro de Primaria. Son motivadores al principio como propuesta, por el reto que implican y por su popularidad, pero desilusionan al poco tiempo por que discriminan a los menos hábiles. Realmente no fueron pensados como herramientas educativas.

La idea consistía en crear una síntesis divertida, con contenidos educativos, de lo “bueno”, desde el punto de vista de un modesto docente, de otros deportes.

Elaboramos -el plural es de cortesía- una especie de monstruo de Frankenstein de los deportes, asegurándonos la diversión con la inclusión de aspectos reglamentarios y técnicos probados, descartando de entrada lo que puede dificultar la práctica del juego con niños a corto plazo; limitando la posibilidad de lucimiento o juego individualista para que todos pudieran jugar sin poseer grandes cualidades; facilitando la consecución de objetivos, la fluidez, la adquisición de técnicas básicas, etc.

Para todo ello se echa mano de la experiencia probada.

Y con un poquito de una cosa y otro poquito de otra puedes crear una cosa nueva, pero le faltará... el punto de lo original.

Pues bien, ese alma surgió tras varios cursos, tres o cuatro años quizá, durante los cuales se propuso el juego a nuestros alumnos, en forma de unidad didáctica desarrollada con una temporalización quincenal y en todos los niveles educativos, haciendo simultáneamente un trabajo de adaptación continua de las reglas originales a las necesidades que solicitaba la práctica, modificando todo tipo de aspectos -materiales, técnicos, reglamentarios- desde la observación de las conductas, y aceptando mejoras o propuestas hechas por el propio alumnado, hasta llegar a lo que en el año 2001 los alumnos y alumnas del CEIP Blasco Ibáñez de Beniparrell consideraron su juego favorito, a la vez que su pequeño patrimonio: el Manobol.

¿Pueden imaginar un patio, en un colegio, a la hora del recreo -que es cuando los niños juegan a lo que les place- donde no se practique el Fútbol?

Pues esto ocurrió durante el curso 2000-2001 en nuestro centro y fue a la vez una llamada de atención (algo hemos hecho bien) y una orden imperiosa (que todo el mundo sepa la noticia). Pero déjenme repetirlo: durante el recreo en nuestro colegio no se jugaba -ni se juega- al Fútbol; se jugaba -y se sigue jugando- al Manobol.

Este hecho, sobre el que me pongo un poco pesado, localizado en aquellas circunstancias de tiempo y lugar (finales del siglo pasado) nos animó a dar un pequeño paso: dar a conocer, con toda la modestia del mundo, nuestro querido “invento”, a un nivel casi familiar: unas jornadas de intercambio de experiencias entre profesores de EF, organizadas por el Centro de Profesores de Valencia, y que tuvieron lugar en la Escuela Normal de Magisterio en el año 2001.

Allí presenté -se acabó el plural de cortesía- un resumen de mi trabajo ante un grupo de compañeros que, espontáneamente, mostraron interés, hacia un juego inédito con un nombre raro. Más tarde, al finalizar la exposición, el interés se extendió hacia aspectos más técnicos y profesionales que humildemente procuré atender entre agradecido y desahogado. Mis colegas presentes en el taller tuvieron la ocasión de ver en una grabación hecha por mí cómo jugaban mis alumnos, de escuchar las explicaciones que di a cerca del reglamento y de practicar el juego en condiciones aceptables en un patio que me reservaron los organizadores. Lo cierto es que fue una actividad enriquecedora para todos. Y yo también hice preguntas: a muchos les pareció correcta, por ejemplo, la selección del material (las características del balón, dimensiones del espacio de juego, etc.) y la regla de los dos toques (actualmente jugamos con tres); detalles que me preocupaban en aquellos tiempos.

El contenido de mi propuesta fue publicado por el CEFIRE (Nau Libres, ISBN:84-7642-648-8, DL: V-3620-2001) en un libro donde aparecen otros trabajos desarrollados en aquellas jornadas, bajo el título de: El Manobol.

Creo que en aquel momento el juego de Manobol dejó de pertenecerme. Es lo que debe de ocurrir con todos los juegos que tienen un inventor.

Por cierto, los juegos y sus reglas no se pueden patentar.

He de reconocer que el esfuerzo divulgativo hecho por mí de mi trabajo ha sido pobre y se resume a lo descrito en párrafos anteriores. Entre tanto me he dedicado a cumplir con mi horario y con mi trabajo en la escuela y desconozco en qué medida se hizo realidad, a lo largo de estos años transcurridos, el objetivo que me propuse. No hice seguimiento alguno de nadie de los que asistieron al taller. No sé como lo adaptaron a sus peculiaridades o gustos.

Enseñé mi juego a otros para alargar y diversificar la lista de sus recursos, que siempre viene bien; me parece que esa era la intención de las Jornadas y de los que participamos en las mismas.

SITUACIÓN ACTUAL.

En muchos colegios e institutos de la zona norte de la provincia de Valencia (L’Horta Nord y Camp de Morvedre) se ha puesto de moda (ver Google) un juego llamado Colpbol. En la prensa local aparecen, de forma esporádica, reseñas que hacen referencia a encuentros de centros escolares, jornadas i “campus” donde alumnos de diferentes edades practican dicho juego.

Todas estas movidas las realiza un profesor de Educación Física que es, actualmente, asesor del centro de profesores de la comarca (www.intercentres.cult.gva.es/cefire/46401670/), llamado Juanjo Bendicho. Dicho profesor se atribuye, en reiteradas manifestaciones desde todo tipo de medios, sobre todo en Internet -donde todo vale-, el invento y la paternidad de este juego: el Colpbol.

Si tenéis ganas de comparar los reglamentos, el Colpbol daría nombre a una de las variantes del Manobol propuestas por mí en el trabajo reseñado en la primera parte de este escrito. De hecho, ya existe una variante (el Pégol) que ha tomado vida propia y que ha sido propuesta por Manuel Martínez (autor de “Educación del ocio y tiempo libre con actividades físicas alternativas” de la Editorial Esteban Sanz) en un libro que aparecerá próximamente. Y allí se hace la siguiente referencia: “El Pégol es una modalidad lúdico-deportiva basada en el Manobol, experiencia presentada por Jorge M. Gallart Pardo en las V Jornadas de intercambio de experiencias de EF” CEFIRE-AMEF-FEADEF en Valencia”. Se trata de una modalidad parecida al Ultimate pero con golpeo de la pelota. Pégol: pe- lota, gol-peo.

Total, el Manobol se está dando a conocer al precio de cambiar de nombre y de padre; y conforme se va alejando de su lugar de nacimiento es modificado levemente para que parezca otra cosa, supongo.

Pero la cuestión es la falta de ética de algunos profesionales que buscan y usan inventos e ideas ajenas -cosa que se puede comprender y admitir-, y las hacen suyas con pequeñas variaciones y, además, cambian y registran los nombres sin ningún rubor.

SORPRESA.

Consultado el registro de asistentes a las “V Jornades d'Intercanvi d'Experiències d'Educació Física”, organizadas por CEFIRE-AMEF-FEADEF de Valencia, a través de su actual asesor de educación física, he sabido que Juanjo Bendicho participó en las mismas como asistente.

Las reglas del Manobol.

1. La regla más importante es que los jugadores deben jugar el balón con las manos, golpeándolo. La mano debe estar abierta, y se puede golpear con la palma o con el dorso, hasta tres veces. No se puede retener ni acompañar la pelota. Son válidos y no se computan los golpeos realizados con el pecho o con la cabeza.

2. El juego se inicia desde el área con un saque del portero. El saque se debe hacer con la mano, con un golpeo. El balón no debe llegar al campo contrario antes de haber botado. Si ello ocurre el otro equipo realizará un saque desde el punto central.

3. El objetivo del juego consiste en conseguir que la pelota atraviese el plano de la portería. En ese caso se consigue un gol. Los goles son válidos sólo si se juega en el campo contrario.

4. El portero puede parar y retener la pelota con cualquier parte del cuerpo. Fuera del área debe actuar como el resto de los jugadores.

5. El juego sólo se interrumpe cuando se produce una falta, cuando la pelota bota fuera de las líneas demarcadoras o cuando se ha conseguido el objetivo.

6. Los saques de fuera y de falta se harán desde el lugar donde se han producido. Cuando la pelota bota tras la línea de fondo el saque se hará desde la esquina. Es obligatorio pasar. No se computarán los goles obtenidos de saque (falta o fuera), excepto los de penalti.

7. Las faltas cometidas dentro del área del portero por los defensores se penalizan con un saque desde el punto de penalti, sin más obstáculo que el portero, debiéndose situar el resto de los jugadores detrás de la pelota.

8. Es fuera de banda cuando la pelota toca el suelo fuera de las líneas laterales. La pelota se pone en juego sobre la línea, desde el punto por el que salió, parada y en el suelo.

9. Cuando se efectúe un saque, los jugadores del otro equipo deben situarse a más de un radio de cuatro pasos.

10. Se consideran faltas:

● Golpear la pelota más de tres veces (antes eran dos).

● Golpear la pelota con el puño o con los pies o las piernas voluntariamente.

● Retener o acompañar la pelota con cualquier parte del cuerpo.

● Impedir el juego de otro jugador.

● El contacto físico injustificado.

● Las agresiones de todo tipo (físicas, verbales).

● Estar en el área del portero contrario cuando inicia el juego.

Agrupamientos y espacios.

El Manobol es un deporte de equipo. El número de jugadores no será inferior a 5 ni superior a 7. La campo de juego es un rectángulo dividido en dos mitades. Son válidas las canchas de fútbol sala, balonmano o baloncesto. El área del portero tendrá forma de U; es decir, dos líneas paralelas unidas por un arco de circunferencia. Se han de marcar dos puntos de penalti sobre los arcos y un punto central.

Material.

El balón ha de ser de goma, sin cámara, de vuelo lento y bote alto. Utilizamos las pelotas con dibujos que venden en las jugueterías.

Las porterías..., a gusto del consumidor. Si quieres utilizar las de balonmano, es tu opción. Te aconsejo que sean un poco más largas.

En cuanto a la justificación pedagágica y didáctica te remito a la publicación reseñada (en: V jornades d'intercanvi d'experiències d'Educació Física).

JORGE M. GALLART PARDO
MAESTRO DE EDUCACION FISICA DEL CEIP “BLASCO IBAÑEZ”
BENIPARRELL (VALENCIA)
46001928@edu.gva.es

dimarts, 10 de gener de 2012

Ataque que acaba de sufrir el profesorado de la enseñanza pública valenciana.

  • Todo el personal interino de Educación acabará su contrato, como máximo, el 30 de junio, aunque esté ocupando ahora mismo una vacante para todo el curso.
  • Todos los contratos de profesorado especialista acabarán, como máximo, el 30 de junio.
  • Los sexenios del personal funcionario de carrera se reducen al 50 %, con efectos 1 de marzo de 2012
  • Todas aquellas personas que cumplan el sexenio a partir del 1 de marzo de 2012 no lo cobrarán.
  • No se complementarán al 100% las retribuciones de las personas acogidas al Régimen General de la Seguridad Social a partir del día 15 de baja.
  • La Generalitat Valenciana no hará los aportes de 2012 y 2013 al fondo de pensiones.
  • Las reducciones de jornada pasan a ser anuales, en lugar de trimestrales.
  • Podrán no aceptarse las solicitudes de prolongación de la permanencia en el servicio activo.

Recortes funcionarios CV

diumenge, 8 de gener de 2012

Nueva apariencia en el Blog del Cole.


Profesores. Examen de conciencia.(Quino Petit, El País)

dissabte, 7 de gener de 2012

TOP 10 de las herramientas para educadores

divendres, 6 de gener de 2012

La pirámide de la actividad física para niños.